«A veces se gana y a veces se aprende», todo lo que experimentan los alumnos del Agora International School Madrid a través del deporte

El deporte es una de las vías más efectivas que existen para transmitir valores y hábitos saludables. Por ello, a la larga, el deporte también sirve para mejorar la vida de las personas y contribuir al avance y cohesión de las sociedades. Por este motivo, la Organización de las Naciones Unidas considera la actividad física y el deporte como derechos humanos que deben ser respetados y aplicados en todo el mundo. En los últimos años, los valores en el deporte se están poniendo de manifiesto de diversas formas, de hecho, son muchas las instituciones, clubes o centros que buscan relacionar esta práctica con valores positivos que puedan ser útiles más allá del espacio deportivo.

En 2005, el que fuese Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan afirmaba: «La gente de todas las naciones ama el deporte. Sus valores –mantener un buen estado físico, el juego limpio, el trabajo en equipo y la búsqueda de la excelencia- son universales (…)». De tal manera que existe un reconocimiento amplio sobre la importancia que esta actividad representa, destacando los valores que la caracteriza. En palabras del profesor de Educación Física y coordinador de Deportes de Agora International School Madrid, Alberto Sánchez González «son muchos los valores que se pueden adquirir con el deporte. Destacaría el trabajo en equipo, la cooperación, la responsabilidad, la solidaridad; la deportividad y el respeto a las reglas, a los compañeros y al profesor; la disciplina y fair play, saber ganar y perder; la autosuperación, el esfuerzo o la perseverancia; la aceptación, la autoestima y la confianza en sí mismo; y la salud e higiene corporal, bienestar mental y físico».

Por su parte, Pau Gasol habla en sus conferencias sobre que «la sociedad necesita líderes referentes que guíen a lo largo del camino enseñando la dirección correcta». De hecho, el jugador de baloncesto siempre tiene las figuras de Nelson Mandela y Ghandi en su horizonte. Personas que no tienen mucho que ver con el deporte pero que representan «valores humanos y personales referenciales». «Yo sé que mi carrera va a acabar, por lo que mantener mis valores presentes es fundamental para mí». Y es que precisamente el liderazgo para Pau significa saber hacer mejores a los demás. «Los grandes jugadores son los que haciendo su trabajo mejoran las capacidades de sus compañeros». Pero para conseguirlo «hay que trabajar en equipo».

La educación física y el deporte desarrollan el cerebro

Tanto psicólogos como expertos educativos coinciden en que el deporte es una de las vías más eficaces para desarrollar habilidades interpersonales como la empatía, el respeto entre iguales, la disciplina y la inclusión. Además, tiene un impacto positivo en la salud mental y la autoconfianza de los jóvenes, ayudándoles a aprender a priorizar las opiniones y acciones de los demás y de ellos mismos. Todo esto contribuye a mejorar su desarrollo mental y emocional. «A nivel mental, el deporte y la educación física les ayuda a un mejor desarrollo cognitivo en todos los aspectos como la percepción espacial, temporal, coordinación, actuar bajo “presión” o bajo estado de nervios, así como entrenar la agilidad mental. Además a nivel social les ayuda a una mejor integración y a saber trabajar en equipo», según nos explica Alberto Sánchez González.

El deporte es una fuente permanente de educación y cultura, puesto que éste permite aprender, conocer, tomar experiencias de otros, formarse en ciertas disciplinas o especializarse en alguna de sus áreas. También podemos hacer referencia a los factores que desde el deporte potencian al ser humano hacia su formación y crecimiento personal, sustentándose en una base sólida de conocimiento sobre sí mismo, como especie y como individuo, y sobre el entorno que le rodea. «Al realizar deporte, los niños experimentan todo tipo de estímulos, no sólo a nivel sensitivo, también en el aspecto social y motivacional. Haciendo deporte –en palabras del profesor de Educación Física del Agora International School Madrid – somos más proactivos y generamos hábitos beneficiosos para el cuerpo y la mente. La voluntad, constancia, esfuerzo y las buenas relaciones sociales también se “entrenan” y esos estímulos los genera el deporte».

La competición en el deporte: «A veces se gana y a veces se aprende»

Cuando le preguntamos al coordinador de Deportes de nuestro colegio sobre los valores que aprenden los alumnos al perder o al ganar en una competición nos ofrece una bonita lección. «Primero ­­–en palabras de Alberto Sánchez González- habría que definir qué es perder y qué ganar. Si nos centramos en el resultado es obvio, pero a veces ganar o perder en una competición no van relacionados con el mero hecho de unos simples puntos. Muchas veces ser competitivo, alcanzar ciertos progresos planteados en el entrenamiento sí que se pueden relacionar mejor con ganar o perder en una competición. Por ejemplo, en una competición entre un equipo de primer nivel que juega con un equipo de menor nivel y en el que está claro el resultado, el objetivo de ambos podría ser realizar ciertas jugadas practicadas en el entrenamiento».

Casi podríamos decir que de los fracasos podemos extraer más lecciones porque «si nos centramos en lo que normalmente entendemos como ganar o perder, –explica el coordinador de Deportes- lo que aprenden los alumnos en la derrota es a tolerar la frustración, a saber, que no siempre van a conseguir todo lo que quieren y aceptar la derrota como una oportunidad de mejora. Como se suele decir A veces se gana y a veces se aprende’». En el otro lado de la balanza, «en la victoria aprenden a que con trabajo en equipo, esfuerzo y buen entrenamiento pueden conseguir lo que se propongan».

Si vamos un paso más allá, con la combinación de las derrotas y las victorias, los alumnos aprenden que a veces se gana y a veces se pierde. «Aprenden a que todo puede ocurrir, a aceptarlo y centrarse en lo más importante: divertirse y disfrutar ese momento de hacer deporte independientemente del resultado».

28 / 01 / 21