Juegos y trucos que harán que tus hijos crezcan sin miedo a las matemáticas

Muchos adultos recuerdan con angustia las dificultades que tuvieron con las matemáticas cuando eran niños. Sin embargo, las mates están por todos sitios. El paseo por la calle está lleno de oportunidades para hablarle al niño de aspectos matemáticos: unas señales de tráfico son triángulos, y otras son círculos; las ventanas de las casas son cuadrados, y las puertas, rectángulos, una pelota es una esfera…

Las propias vivencias del niño tienen que ser la fuente que dé sentido a las matemáticas. Deben ser la base experiencial a la que acuda cuando se enfrente a aprendizajes abstractos y quiera darles sentido. Los niños cuentan sus pasos, sus dedos, sus muñecos. No sería muy difícil que cada padre y madre pudiera elaborar una lista de tareas matemáticas que se pueden asociar con toda naturalidad a la vida del niño y a sus experiencias de todos los días.

El uso del lenguaje es muy importante para el aprendizaje matemático. Y también debemos aprovecharlo para obtener de él el máximo partido. Cuando ha puesto tres muñecos en fila le podemos preguntar por el que va primero, segundo y último. Que se dé cuenta de que podemos decir ‘en la fila anterior’, ‘el tercero’ o ‘el último’. Cuando compara no solo le preguntamos dónde hay más, sino también dónde hay menos.

Por eso desde el colegio Ágora International School Madrid queremos que las matemáticas no generen rechazo ni miedo a los niños fomentando actividades lúdicas como las que celebramos en la Semana de las Matemáticas en Primaria.

Carla Palomino Suárez, coordinadora de Primaria, nos cuenta que durante el curso pasado se realizaron “conexión online con alumnos del colegio Ágora International School Barcelona con retos y enigmas matemáticos por curso para resolver cada día”. Así se fomentaba una competencia sana y divertida. Durante esa semana, los alumnos de Primaria participaron también en una especie de olimpiadas matemáticas entre las clases: “realizamos conexiones entre clases con competiciones que envuelvan las matemáticas en diferentes asignaturas. Introdujimos las matemáticas en todas las signaturas durante la semana a través de juegos con contenido, y celebramos una gran gymkana matemática”. Para fomentar el cariño y el gusto por los números y la creatividad se fomentó la creación de disfraces matemáticos. La guinda del pastel y a modo de recuerdo de la gran semana se entregaron insignia conmemorativa para cada niño y una fotografía por curso.

Trucos para amar las matemáticas

En casa también podemos fomentar el gusto por las matemáticas con algunos sencillos trucos:

Prueba a cambiar las palabras sumar y restar por juntar y quitar cuando son pequeños y están familiarizándose con el lenguaje de las matemáticas. Como explica en su blog el neuropsicólogo Álvaro Bilbao: “sumar y restar son palabras difíciles para un niño. No las han escuchado antes de empezar a estudiar matemáticas por lo que añaden una dificultad al proceso de calcular. Sustituir estas palabras por otras más sencillas y familiares como juntar o quitar, ayudará a que tus hijos se puedan centrar en lo realmente importante. Ya aprenderán más adelante a utilizar palabras difíciles”.

En este mismo sentido, el autor del libro ‘El cerebro del niño explicado para padres’ sugiere que contar y calcular sea útil para el niño.  Su explicación: El cerebro tiende a prestar atención a aquello que podemos utilizar o que nos ayuda en nuestra vida cotidiana. Para un niño pequeño los números pueden no ser nada importantes, aunque los padres podemos hacer que lo sean un poco más. Puedes decirle que puede poner en el puré tantos trozos de pan como cubiertos hay en la mesa. Puedes decirle que puede elegir 5 colores distintos para pintar, que va a elegir 3 frutas en la tienda o que podéis leer el cuento cuando haya guardado tantos juguetes como dos veces los años que tiene. El caso es que los números estén presentes en sus pequeños problemas de cada día”.

Estos simples actos durante la primera infancia serán la base del aprendizaje para Primaria. Aprender los números es un proceso bastante más largo y complejo de lo que solemos pensar. Los números son un concepto abstracto que se va construyendo poco a poco. A través de la reflexión y de múltiples experiencias concretas.

Es importante destacar que se aprenden los números solo cuando la persona interioriza el concepto. Al ser algo que se produce al conectar ideas dentro de nuestra propia cabeza, no es algo que se pueda enseñar de memoria ni forzar. Y a unas personas les lleva más tiempo que a otras conectar las ideas.  Cumpleaños, juguetes, balones, son palabras que emocionan a los niños. Verbos como jugar, adivinar, divertirse, o esconder también. Busca palabras con las que el niño conecte emocionalmente porque la emoción es la base del aprendizaje. Si ayudas al niño a mantener una emoción positiva el aprendizaje de las matemáticas será mucho más estimulante.

Juegos para que las mates sean divertidas

Existen muchos juegos online y apps que fomentan el cálculo mental o el conocimiento de la geometría. Sin embargo, hoy vamos a explicar dos juegos manipulativos para menores de 6 años:

  1. Clasificar con objetos cotidianos. En nuestro día a día hay muchas oportunidades de practicar las matemáticas. Dos ejemplos prácticos:
    • Clasificar los cubiertos: al sacar el cesto de los cubiertos del lavavajillas anímale a clasificar los diferentes cubiertos por tipologías.
    • Clasificar la ropa: separar la ropa de cada uno, separar calcetines, braguitas y calzoncillos, etc.
  2. Emparejar, juego sensorial de texturas. El juego de emparejar o buscar parejas les lleva a tener que fijarse en una característica común entre dos piezas, discriminando todo el resto. El juego consiste en tocar una de las texturas y meter la mano dentro de un saco para encontrar la misma textura dentro, utilizando el tacto como aliado. Así iban emparejando los elementos, y contando.

Las matemáticas son fundamentales para la vida porque su comprensión permitirá a los pequeños estudiar en el futuro algunas de las carreras con mayor número de salidas. No es fácil aprender a resolver ejercicios, pero es mucho más divertido cuando las matemáticas se aprenden jugando.

10 / 09 / 21